Clara Talegón

Fisioterapeuta UDIATE

La Bronquiolitis es una infección vírica que afecta a niños menores de dos años, especialmente en el primer año de vida. Aunque generalmente es de carácter leve, en algunos casos puede necesitar ingreso hospitalario. Más del 90% de los niños sufrirán una bronquiolitis durante los dos primeros años de vida.

 La bronquiolitis se inicia como un catarro de vías altas, con mucosidad nasal acuosa. En poco tiempo aparece la tos seca e insidiosa provocada por la inflamación de los bronquiolos y si progresa, en 2-3 días suele aparecer la dificultad respiratoria. Los niños suelen estar irritables, comer menos y dormir mal.

¿Para qué sirve la Fisioterapia Respiratoria en la bronquiolitis?

La Fisioterapia Respiratoria en la bronquiolitis tiene como principal objetivo drenar las secreciones que a los más pequeños tan fácilmente se les acumulan en las vías respiratorias, sobre todo las inferiores (los bronquios y bronquiolos), durante las infecciones respiratorias. La Fisioterapia Respiratoria no es dolorosa ni agresiva, y aunque generalmente los más pequeños lloren, el llanto es muy beneficioso para ayudar a mover mejor el moco adherido. Las técnicas utilizadas buscan drenar las secreciones acumuladas en las vías respiratorias, tanto superiores como inferiores.

 Estas secreciones acumuladas hacen que los catarros perduren durante semanas e incluso meses o que se repitan a lo largo del invierno, llegando incluso a provocar neumonías e ingresos hospitalarios.

¿Cuáles son los beneficios de la Fisioterapia Respiratoria en la bronquiolitis?

  • Elimina las secreciones acumuladas en las vías respiratorias inferiores.

  • Control de la tos, disminuyéndose drásticamente e incluso desapareciendo.

  • Mejora el sueño y la alimentación.

  • Evita complicaciones como neumonías e ingresos.

  • Ayuda a disminuir las dosis requeridas de la medicación habitual. No sustituye los fármacos, pero ayuda a bajar las necesidades de éstos.

  • Favorece la llegada del medicamento inhalado al pulmón profundo.

  • La Fisioterapia Respiratoria mejora la calidad de vida de toda la familia.

Pautas para realizar en casa

  •  Levantar la cabecera de la cuna para que esté algo incorporado.

  • Lavados nasales frecuentes con suero fisiológico, principalmente antes de las comidas y antes de acostarle.

  • Las tomas deben ser de menor cantidad pero más frecuentes.

  • Evitar ambientes cargados y con humo. Ni el exceso de calor ni de humedad son beneficiosos.

Cuándo acudir al pediatra por bronquiolitis

  •  Mal estado general: adormilado, demasiado irritable.

  • Se fatiga mucho con las tomas, no quiere comer o come muy poco.

  • Coloración azulada, morada o pálida en exceso de la piel, contorno de los ojos o las uñas.

  • Respira con dificultad, rápido, deja de respirar durante unos segundos. La espiración es como un quejido. Mueve en exceso el abdomen y se hunden las costillas (tiraje). Se hunde el pecho.

  • La tos no cede.

Si lo desea puede obtener aquí más información sobre Atención Temprana en UDIATE u obtener cita médica con nuestros especialistas en fisioterapia infantil