Ismael Saquete
Especialista en Psicología del Hospital Victoria Eugenia

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la depresión es actualmente la cuarta enfermedad en importancia causante de discapacidad en el mundo. Esta Organización prevé que en 2020 se convertirá en la segunda enfermedad con mayor carga social y que supondrá un 15% de toda la carga por enfermedad.

Qué es la depresión

La OMS define la depresión como un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.  La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma mas grave puede, incluso, llevar al suicidio.

Síntomas de la depresión

Para la Asociación Psiquiátrica Americana (APA), ésta viene caracterizada por la presencia de síntomas tales como:

  1. Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, todos los días.

  2. Disminución de la capacidad para experimentar interés por las cosas o sentirse gratificado por actividades que anteriormente fueron agradables (anhedonia).

  3. Aumento o disminución del peso.

  4. Alteraciones en los patrones de sueño.

  5. Sentimientos subjetivos de intranquilidad o por el contrario, de lentitud.

  6. Fatiga y/o dificultad para realizar tareas cotidianas.

  7. Sentimientos de ineficacia, inutilidad y/o culpa.

  8. Dificultad para concentrarse o mantener la atención.

  9. Ideación o pensamientos relacionados con la muerte o el suicidio.

Para poder establecer el diagnóstico de Episodio Depresivo Mayor, es necesario que al menos cinco de estos síntomas estén presentes durante un período mínimo de dos semanas.

Prevalencia

Dos veces superior en la mujer que en el hombre

Presenta una prevalencia del 14,5% en mujeres y 6% en hombres (globalmente 10,5%), existiendo un aumento considerable los últimos 70 años. Estudios epidemiológicos señalan que su incidencia puede alcanzar hasta el 15% de la población adulta, especialmente en mujeres entre 30 y 50 años.

Es dos veces superior en la mujer que en el hombre. Esta diferencia se observa durante la edad media de la vida, no apreciándose durante la infancia ni la ancianidad.

Causas de la depresión

Éstas pueden ser de índole variada y atendiendo a los diferentes modelos explicativos, podremos justificar la presencia del trastorno por distintas causas. Desde la perspectiva cognitiva, podemos considerar como uno de los factores más determinantes, en la génesis de este trastorno afectivo, la presencia de un déficits en el procesamiento intelectual de las situaciones en las que nos vemos involucrados. La presencia de determinadas distorsiones cognitivas (esquemas de pensamiento disfuncionales), conducen a una evaluación no adecuada de las situaciones en las que la persona se ve obligado a desenvolverse diariamente generando, por tanto, un estado de ánimo igualmente inadecuado.

Tratamiento

La importancia de ponerse en manos de un profesional

El tratamiento de cualquier trastorno debe ser siempre llevado a cabo por especialistas. Es necesario realizar una evaluación adecuada tanto de la persona como de su ambiente. Determinar si la presencia del trastorno depresivo tiene un origen primario o secundario (consecuencia de otro trastorno), promover las actividades necesarias para la recuperación de los niveles de actividad previos al inicio del trastorno, detectar y modificar los patrones disfuncionales de pensamiento, establecer los procedimientos terapéuticos para solucionar las situaciones conflictivas y, por último, prever las posibles recaídas.

Si lo desea, puede solicitar su cita médica con nuestros especialistas en Psicología.