Por Dra. Carmen Mª Priego Recio

Especialista en Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología del Hospital Victoria Eugenia

“Las quemaduras solares producidas en la infancia son especialmente peligrosas y pueden repercutir en la aparición de Melanomas”

El cáncer de piel es el cáncer más frecuente en humanos, constituyendo un tercio del total de neoplasias, por lo que es muy importante concienciar sobre él a la población general para adoptar unas adecuadas medidas preventivas y hacer un diagnóstico precoz.

Según la Organización Mundial de la Salud, sólo en la Unión Europea se diagnostican 100.000 nuevos casos de melanoma cada año con una tasa de mortalidad de entre el 9-12%.

Tipos de cáncer de piel

El cáncer de piel se clasifica en dos grandes grupos: el cáncer cutáneo no melanoma (CCNM) y el melanoma.

1- Cáncer cutáneo no melanoma (CCNM)

Engloba dos tipos fundamentalmente: el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular.

1.1 Carcinoma basocelular

Se caracteriza por ser un tumor localmente agresivo que sólo en casos excepcionales se disemina a otros órganos y que clínicamente suele presentarse como una herida o pequeña úlcera que no cura y que crece cada vez más (figura 1).

1.2- Carcinoma espinocelular

El segundo y menos frecuente, el carcinoma espinocelular, se manifiesta como una costra amarillenta que puede sangrar y ulcerarse (figura 2) y que generalmente suele estar precedida de una lesión precancerosa denominada queratosis actínica. En este caso, sí hay que vigilar los ganglios linfáticos regionales dado que en ocasiones este tipo de tumor puede afectarlos.

Aunque el CCNM se da con más frecuencia en personas de edad avanzada, su incidencia se ha incrementado un 20% en los últimos 20 años afectándose cada vez más personas más jóvenes.

2- Melanoma. Cómo identificar un melanoma

El tercer tipo de cáncer de piel, el melanoma, es el tipo más agresivo, potencialmente mortal si se deja evolucionar, con un aumento de su incidencia del 180% en hombres y 200% en mujeres en los últimos 20 años. Generalmente son lesiones pigmentadas, siendo muy útil la regla del ‘ABCDEF’ para identificarlos (figura 3):

A: Asimetría.

B: Bordes irregulares.

C: Color (varios colores).

D: Diámetro mayor de 6 mm.

E: Evolución rápida.

F: Signo del patito Feo (cualquier lesión pigmentada que llame la atención por ser diferente del resto de lunares de una persona).

Cualquier lunar que cumpla alguno de estos criterios debe ser valorada por un especialista para descartar que se trate de una lesión maligna

A diferencia del CCNM, el melanoma presenta dos picos de incidencia, uno a los 20 y otro a los 40 años.

Factores de riesgo cáncer de piel

La exposición solar se ha demostrado que es el factor de riesgo que más influye en el desarrollo de un cáncer de piel, pero mientras el CCNM se ha relacionado con una exposición solar crónica, el melanoma está muy relacionado con la exposición solar intensa intermitente, siendo especialmente peligrosas las quemaduras solares producidas en la infancia.

Otros factores que otorgan mayor riesgo para desarrollar un cáncer de piel son:

  • Raza blanca,

  • Personas con piel clara,

  • Exposición a radiaciones ionizantes o rayos X,

  • Antecedentes de inmunosupresión (por ejemplo, personas trasplantadas), úlceras crónicas, quemaduras o cicatrices,

  • Existencia de antecedentes personales o familiares de cáncer de piel y ciertos trastornos genéticos que cursan con un defecto en la reparación del ADN.

Tratamiento

Una vez hecho el diagnóstico, siempre que sea posible el tratamiento quirúrgico será de elección, extirpándose la lesión tumoral con unos márgenes de seguridad adecuados para evitar posibles reapariciones.

En el caso del CCNM, la cirugía puede ser curativa, pero si no es viable se podrá optar por otro tipo de tratamientos para destruir la lesión, como la crioterapia (destrucción por congelación con nitrógeno líquido), la electrocoagulación, la terapia fotodinámica (destrucción de la lesión tras aplicar un fotosensibilizante en la piel que se activa con la aplicación de una fuente de luz), u otros productos que aplicados sobre la piel activan la inmunidad local (como el imiquimod tópico o el 5-fluoruracilo). En casos avanzados, la radioterapia puede ser la única opción, aunque cada día hay más avances que permitirán en un futuro tratar las lesiones más evolucionadas con buenos resultados.

El tratamiento del melanoma es más complejo, estando determinada la actitud a seguir por el grado de infiltración tumoral en profundidad (lo que se mide con el denominado índice de Breslow). Así, en casos de melanomas finos, la cirugía puede ser suficiente, pero en los casos en los que el melanoma tenga mayor grosor habrá que realizar una serie de pruebas complementarias para descartar afectación a distancia y poder actuar en consecuencia.

Prevención del cáncer de piel

Dado que la exposición solar es el factor de riesgo más importante directamente relacionado con el desarrollo de un cáncer de piel, una adecuada fotoprotección es fundamental para prevenir su aparición.

La aplicación de un fotoprotector con un factor de protector solar (FPS) igual o superior a 30, 30 minutos antes de la exposición solar y renovada cada 2 horas mientras dure la exposición, suele ser suficiente, debiendo tener especial precaución las personas con más factores de riesgo añadidos.

Si lo desea, puede solicitar su cita médica con nuestros especialistas en dermatología