Jesús I. Velasco Redondo

Dietética y Nutrición

Unidad de Medicina del Deporte del Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

Se calcula que un 47% de los adultos han sufrido por lo menos una cefalea en el último año. En todo el mundo, solo una minoría de las personas que sufren cefaleas reciben un diagnóstico apropiado y formulado por un profesional sanitario.

En este artículo ofreceremos información sobre las posibles consecuencias de una mala alimentación, concretamente los posibles dolores de cabeza (cefaleas) ocasionados por excesos o déficits nutritivos.

¿Qué son las cefaleas?

Las cefaleas (dolores de cabeza) son uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso. Son trastornos primarios dolorosos e incapacitantes como la jaqueca o migraña, la cefalea tensional y la cefalea en brotes.

También pueden ser causadas por muchos otros trastornos, por ejemplo:

  • Consumo excesivo de analgésicos, glutamato monosódico (aditivo alimentario), nitritos (conservante),…
  • Deshidratación.
  • Hipoglucemia (nivel de glucosa en la sangre inferior al normal).
  • Déficit de potasio, vitamina c, ácido fólico (vitamina B9), vitamina B12, ácido pantoténico (vitamina B5), niacina (vitamina B3), hierro,…

¿Cómo tratarlas y evitarlas?

Una alimentación no adecuada puede desencadenar estos episodios de cefaleas. En estos casos, debemos identificar los alimentos desencadenantes anotando en un diario los días que hemos padecido las cefaleas y los alimentos consumidos hasta 24 horas antes. Posteriormente debemos modificar nuestra conducta alimenticia, a través de una reeducación nutricional y propuesta dietética. Es siempre aconsejable el seguimiento y tratamiento del especialista en Nutrición y Dietética.

Recomendaciones para evitar los dolores de cabeza

En términos generales se recomienda:

  • Limitar los alimentos procesados.

  • Limitar el consumo de conservantes de nitritos.

  • Limitar la ingestión de bebidas que contengan cafeína.

  • Consumir más alimentos ricos en calcio y magnesio.

  • Cubrir los déficits nutritivos.

  • Tomar infusiones con fines paliativos (manzanilla, menta, flor de lima,…).

También se aconseja aprender a controlar el estrés, dormir y descansar las horas suficientes y realizar al menos 30 minutos de ejercicio físico regular y diario.

Fuentes bibliográficas:

Organización Mundial de la Salud (OMS).

  • Diet for common ailments. By Penny Stanway. Sidgwick & Jackson.

¿Qué te ha parecido el artículo?

¡Colabora con nosotros! Danos tu opinión y cuéntanos tus experiencias.

Si lo desea, puede solicitar su cita médica con nuestros especialistas en dietética y nutrición