Puesto que el asma es una enfermedad crónica que no se puede curar, sí puede realizar los cuidados necesarios para poder llevar un mejor control del asma a través de 5 sencillos pasos, que le ayudarán a llevar una mejor calidad de vida:

1 Pide a tu médico un tratamiento personalizado por escrito para el control de tu asma

Debe incluir tanto los medicamentos a tomar como los desencadenantes a evitar. Es conveniente que el tratamiento se adapte a tus horarios y régimen de vida.

2 Toma los medicamentos prescritos por tu médico

Las personas con asma deben usar un medicamento para aliviar los síntomas y otro más para controlar de forma continua la inflamación de las vías respiratorias.

3 Evita los factores que pueden desencadenar la crisis de asma

Descubre los alérgenos, irritantes y otras circunstancias que pueden desencadenar una crisis de asma y tome todas las medidas posibles para evitarlos.

4 Aprende a reconocer los síntomas de la crisis asmática

Aprende a reconocer los síntomas que indican empeoramiento del asma, como el incremento de la tos, la opresión en el pecho, los pitos o silbidos, la dificultad para respirar, los despertares nocturnos debido al asma o al descenso de flujo respiratorio máximo. Anota las horas del día en que los síntomas tienden a empeorar.

5 Conoce lo que debes de hacer en el caso de una crisis de asma

No infravalores nunca la gravedad de un ataque de asma. Ten siempre a mano las recomendaciones escritas por tu médico y cuando se presente, trata de mantener la calma y seguir sus instrucciones, incluyendo la posibilidad de tener que acudir a la asistencia médica.

Si lo desea, puede solicitar su cita médica con nuestros especialistas en alergología